martes, abril 23, 2024

Detienen en Alicante a fugitivo por tráfico de metanfetamina

Agentes de la Policía Nacional han detenido...

Ministerio de Igualdad gastó 14.300 euros en buscador para WordPress

La contratación implica simplemente la instalación de...

La descarbonización española continúa

Asociaciones de vecinos y trabajadores del concejo de Mieres se posicionan en contra de la sustitución del carbón por CSR

Valora este artículo

La descarbonización en España es imparable, políticos de uno y otro lado tienen como objetivo acabar con el uso de este mineral dentro de los planes ambientales fijados en la Unión Europea en relación con la Agenda 2030. Este hecho supone un auténtico problema para algunas localidades y regiones en España, en esta ocasión le ha tocado al concejo asturiano de Mieres, antaño prestigiosa villa minera relegada al papel de pueblo dormitorio, un lugar donde sus vecinos hace tiempo que perdieron la esperanza, sumidos en una espiral de paro, sobre todo juvenil, y trabajo cada vez más precarizado.

Sin embargo, en Mieres aún sobreviven vestigios, propiedad todos ellos de la empresa Hunosa, de lo que fue una comarca industrial y próspera; ejemplo de ello es el pozo San Nicolás, último pozo minero de carbón activo en España, cerca de éste, justo en el norte de la villa de Mieres se encuentra el Lavadero de carbón del Batán, una de las principales fuentes de empleo y de riqueza de la zona.Por último, a medio trayecto entre estas dos instalaciones mineras, se encuentra la central térmica de la Pereda, el último de los pilares industriales locales que se nutre del carbón extraído en el pozo San Nicolás y procesado en el Batán, se completa así un perfecto triángulo industrial complementario. 

Es aquí donde vienen los problemas. Por un lado, el pozo minero San Nicolás sobrevive a duras penas, ya que su cierre, aunque esté prorrogado, es inminente. El Batán, por tanto, perdería su fuente de recursos local, aunque se le prevén nuevos usos. Por último, existe un proyecto destinado a sustituir la quema de carbón en la térmica de la Pereda por biomasa.

Hasta cierto punto, aunque con el lamento de los vecinos de Mieres por perder lo último que les quedaba de la minería y el carbón, la quema de biomasa podría ser una alternativa viable. Sin embargo, la realidad es que la supuesta sustitución del carbón por parte de Hunosa sería la quema de CSR (Combustible Sólido Recuperado), un material dañino para la salud compuesto de plásticos y residuos urbanos entre otros.

Mineral de carbón. Fuente: Pixabay

Ecologismo y otros disparates

Lo llamativo del caso de la térmica de la Pereda y de otros muchos similares en los que se demoniza al carbón como materia prima, es que el principal argumento que se blande por parte de la administración es la expulsión de CO² y gases de efecto invernadero. Es entonces cuando los vecinos de Mieres se echaron las manos a la cabeza y a través de varias plataformas y asociaciones comenzaron a movilizarse contra lo que evidentemente es un disparate. 

Mientras el concejo de Mieres pierde la última de sus minas de carbón, la alternativa a la pérdida de esta fuente es la quema de unos residuos que Hunosa afirma que representan solo un pequeño porcentaje del material reciclado. Sin embargo, para los vecinos no existe ningún tipo de garantía de que esa transformación no derive en una planta incineradora que acabe perjudicando gravemente su salud y la de sus seres queridos a largo plazo. A las consecuencias laborales se le añaden también los factores de salud y atractivo porque, seamos realistas, nadie quiere vivir al lado de una térmica transformada como tapadera en una incineradora de basuras.

Aunque seguramente lo más indignante de este asunto sea el hecho de que mientras en España se acaba con el carbón sin alternativas mejores a nuestra disposición, en otros países de la UE como Alemania se está volviendo al uso de este por la falta del gas ruso. Mientras en España se cierran centrales nucleares, la industria francesa se ve fuertemente nutrida por estas. Al final, uno acaba preguntándose si de verdad merece la pena autodestruirnos a cambio de evitar unas sanciones impuestas por la Unión Europea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: