viernes, mayo 24, 2024

El libro y la lectura

Por desgracia, vivimos en una época demasiado...

La ley de inteligencia artificial de la UE y los peligros de esta tecnología

La nueva ley impulsada por la Unión Europea busca proteger los derechos de autor y limitar las labores de vigilancia, por el momento sin tener en cuenta las repercusiones directas sobre el empleo

Valora este artículo

El mes pasado la Eurocámara aprobó la primera ley de la historia en regular la inteligencia artificial. En cuanto a los puntos clave del texto legal, la ley trata de establecer una clasificación de riesgos entre los diferentes sistemas de inteligencia artificial: introducir mecanismos legales en defensa de los derechos de autor, prohibir limitaciones en su uso que tengan que ver con formas de vigilancia (aunque se permitirá en casos extraordinarios de delitos graves, según, claro está, la consideración que se tenga de ese tipo de delitos en cada país), nuevas reglas para las IA de uso general como pueden ser ChatGPT o Bard (entre las que se incluyen evaluaciones rigurosas para comprobar que el algoritmo de la IA no se desmarca del discurso oficial) y sanciones en caso de incumplimiento de la normativa. De momento la ley solo hace referencia al uso de la tecnología, sin llegar a entrar en su injerencia en el mundo laboral, cada vez mayor y con mayores repercusiones. 

Según Goldman Sachs, las inteligencias artificiales generativas podrían dejar sin trabajo a 300 millones de personas entre Estados Unidos y Europa, también las predicciones del Foro Económico Mundial apuntaron a una reducción de hasta 14 millones de puestos de trabajo en los próximos cuatro años como consecuencia del desarrollo de estas tecnologías. Y no únicamente incide en el volumen de trabajo, los salarios también se verán castigados: según el FMI a corto plazo las nóminas más bajas sufrirán en mayor medida estas desigualdades que generará esta reducción del empleo. La clase trabajadora una vez más padecerá las consecuencias de esta nueva fase de la revolución tecnológica. La ley impulsada por la Unión Europea no contempla ningún plan de contención sobre las  terribles consecuencias a las que da lugar la aplicación a nivel global de la inteligencia artificial en el mundo laboral. 

También a nivel humano cada vez son más los profesores y las asociaciones de académicos que alertan de los peligros de la digitalización y del uso de las IA generativas en la enseñanza. La pérdida de interacción humana y los problemas de concentración durante las épocas de aprendizaje vienen muy asociados al uso de este tipo de tecnologías. La inteligencia artificial con las distintas opciones que habilita al usuario como puede ser el resumidor de textos, a largo plazo acaba afectando a la capacidad de análisis detenido, comprensión y síntesis de textos escritos.

Las IA plantean una solución rápida, te ahorran todo el proceso de investigación y análisis que requiere recabar una información concreta y eso a simple vista resulta apetecible. Pero las inteligencias artificiales no dejan de ser máquinas almacenadoras de contenido que atienden a unos algoritmos concretos creados por un humano, en este caso por los dueños de las grandes multinacionales tecnológicas. Los cuales imponen su propio sesgo ideológico a la hora de programarlas como ya se ha podido comprobar con algunos ejemplos virales en la aplicación ChatGPT.

La inteligencia artificial presenta una fuerte amenaza en varios aspectos: como posible medio sustitutorio de la fuerza de trabajo humana, suponiendo una  dificultad en el desarrollo del aprendizaje de los más jóvenes y como arma sutil de imposición ideológica. Las IAs en la actualidad son el eje central de la lucha tecnológica a nivel mundial, pero la única certeza que tenemos por ahora es que el desarrollo e implantación de estas solo van en detrimento del trabajador promedio y en favor de una élite económica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído:

Instagram
YouTube
WhatsApp