jueves, febrero 29, 2024

Los Farad: Una particular serie sobre la guerra fría

Una serie entretenida y amena que reúne un puñado de buenos actores y que es muy recomendable para estas fechas navideñas

Entre las recientes novedades del catálogo de Amazon Prime, destaca una serie española con un sugerente reparto: Los Farad. Esta producción cuenta entre sus principales actores con nombres de la talla de Miguel Herrán (Río en La casa de papel), Pedro Casablanc (Juan Rueda en Mar de plástico) o Fernando Tejero, entre otros, lo que hace de dicha propuesta un cartel bastante atractivo.

La serie cuenta la historia de Oskar, un joven del barrio obrero de Aluche. en Madrid, cuya apacible vida como monitor de aerobic a mediados de los años ochenta se ve sacudida cuando un día, mientras estaba en una cafetería cercana a su centro en compañía de su tío Manuel —persona muy importante en la trama ya que es el único familiar con quien tiene relación, al ser huérfano—, presencia cómo una chica es acosada en la calle. Oskar interviene sin dudarlo para proteger a la muchacha, propiciando tras ello un acercamiento entre la chica socorrida y él. Sara, la joven en cuestión, es miembro de una acaudalada familia de la Costa del Sol y pronto abrirá a Oskar las puertas de su familia y su mundo, que pivota alrededor del negocio familiar: el tráfico de armas internacional.

Se trata de una propuesta muy interesante no ya únicamente por la originalidad de la trama y la excelente caracterización de los personajes, si no por cómo se introduce poco a poco al espectador en un cambio de escenario radical, pasando del pequeño mundo de Oskar en su zona de confort en un barrio obrero donde para el protagonista todos los días son iguales, donde su máxima preocupación es progresar abriendo un gimnasio en una zona más céntrica y sin preocuparse de otras cuestiones, a otro mundo rodeado de lujos, viajes internacionales constantes, situaciones de máximo peligro y donde las apariencias en ocasiones engañan.

La familia Farad se dedica al tráfico de armas, pero lo hace en unas condiciones muy particulares: en plena guerra fría, dicho negocio se divide fundamentalmente entre aquellos traficantes especializados en surtir al bando capitalista —el capitalismo paga mejor, recordará Sara con cierta pesadumbre— y los especializados en vender armas a los contendientes alineados con el bloque soviético y el polo antiimperialista, como el caso de la familia Farad. Oskar, quien hasta entonces no habría mostrado interés alguno en la política, recibirá una formación intensiva en la materia, a remolque de viajes internacionales, negociaciones y conversaciones con su nueva familia. Junto a Oskar repasaremos un importante capítulo de la historia contemporánea desde un punto de vista muy particular, haciendo del joven protagonista una suerte de Forrest Gump a la española.

Sin embargo, como casi siempre, la trama avanza hacia una moraleja implícita, y es que conforme nos adentramos en la segunda mitad de la década y la perestroika marca el inicio del deshielo, el tráfico de armas se recompondrá en la trama deshaciendo las lealtades, impugnando a quienes se aferran a un mínimo de espíritu ideológico —si es que puede haber algo de eso en el tráfico de armas— y transmitiendo la idea de que en el mundo moderno las ideologías son para nostálgicos e ingenuos mientras que lo que realmente importa son los negocios y el dinero. A fin de cuentas, no deja de ser una serie de Amazon Prime y en eso tampoco nos vamos a llevar sorpresas. Valoraciones ideológicas aparte —las cuales siempre son necesarias, ya que la cultura no deja de representar la confrontación de ideas en una escala determinada—, Los Farad es una serie entretenida y amena que reúne un puñado de buenos actores y que es muy recomendable para estas fechas navideñas si queremos ver algo en familia o montarnos una maratón por nuestra cuenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: