domingo, junio 16, 2024

Desmantelan la mayor estructura online de difusión de propaganda del Estado Islámico

Esta operación internacional, coordinada desde Europol y...

Asalto a la infancia

Llegó la hora. La de los drag...

Roberto Vaquero presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Madrid

Artículo relacionado: Reseña: Inmigración ¿Realidad, fenómeno o problema? Tras...

Milei: Los «expertos», los sacrificios y miseria

Valora este artículo

Los sacrificios en pos de un «mejor futuro» para Argentina, uno con «más libertad», iban a pagarse con los beneficios de la casta. Al menos esa era la promesa de campaña del ultraliberal, Javier Milei; promesa que reiteró durante su discurso de asunción el pasado diez de diciembre, donde también aseguró que no había «alternativa posible al ajuste», y que tampoco existía «lugar a la discusión entre shock y gradualismo».

Hay que aceptar que Milei no mintió, apenas se instaló su gestión, iniciaron los ajustes vestidos de una «ley ómnibus», que hoy el Supremo del país sudamericano declaró inconstitucional, pero que en esencia pasaba por hacer que fueran los trabajadores los que pagaran el pato.

Lo primero fue la devaluación del peso argentino, un 50% para ser exactos. Esta medida, aplaudida por «expertos» liberales de las redes sociales, acompañada con otras como la liberalización de los precios de varios productos y servicios básicos (también celebrada por los «cibereconomistas») provocaron un escenario dantesco para clase trabajadora.

Milei eliminó leyes de protección como la ley de góndolas, la de abastecimiento, quitó paliativos como «Precios Justos» y la devolución de IVA. Por esto, los alimentos, que ya eran difíciles de conseguir, han aumentado hasta en un 30%; llevarse algo a la boca, para muchas familias trabajadoras, se ha convertido en un lujo o algo meramente imposible.

A un mes de la asunción de Javier Milei como presidente, los movimientos sociales que gestionan comedores populares en diferentes ciudades del país muestran preocupación y alerta. Estos mencionan un incremento en la cantidad de personas que buscan ayuda alimentaria, con un ejemplo específico de un comedor en Villa Soldati, centro de la ciudad, que tiene casi 200 personas en lista de espera.

Se estima que en todo Argentina hay alrededor de 10.000 comedores gestionados por diversas organizaciones sociales, políticas, comunitarias y vecinales. Existen varias organizaciones como Libres del Sur, que opera más de 2700 comedores que alimentan a casi 180.000 personas.

En este tiempo, el precio de la gasolina ha experimentado un aumento del 80%, acumulando un impactante 150%. Este significativo incremento en los combustibles no ha sido el único golpe para los bolsillos de los trabajadores, ya que las empresas de prepagas, lejos de «competir libremente», como reza el mantra liberal, se han unido para pactar un aumento del 40% en los servicios de salud. Además, la eliminación de subsidios y los consecuentes aumentos en los transportes públicos han contribuido a agravar la situación económica. La preocupación se intensifica, ya que se anticipa un inminente aumento del 300% en las tarifas de electricidad y gas.

A esto hay que agregar las modificaciones que se buscan hacer al código laboral con el fin de facilitar los despidos, reducir las prestaciones, y cualquier otra cosa que promueva la vieja costumbre de usar y desechar a los trabajadores.

Sería una tontería decir que estas medidas afectan a todos por igual, y más aún hablar de que los que pagan las consecuencias son los miembros de una «casta» un tanto desdibujada. Digo esto porque la verdad es obvia, son los trabajadores argentinos los de los hijos en comedores sociales, los de las ollas populares, lo del frío en invierno y los que son pobres trabajando. Ellos, no ninguna casta.

A pesar de estas obviedades, como cada vez que se toca el tema Milei, la sección de comentarios se llenará de «expertos en economía» (¿graduados de la universidad de Browntong?) dispuestos a defender a capa y espada al liberal y los sacrificios impuestos, en pos de que «Argentina sea más libre y próspera».

Los invito a ver la sección de comentarios de otros artículos sobre el «León» que hemos publicado, para que vean lo que dicen.

Los mismos que te dicen que el comunismo es hambre y miseria, justifican el hambre y la miseria ajena. Eso sí, no busques profundizar, porque si hay algo que caracteriza a estos «economistas», es el no ser muy hábiles ni en historia, ni en retórica. Todo intento de debate terminará en una frase que incluirá el eslogan de moda: «zurdo de mierda».

En fin, no importa qué tan negras se pongan las cosas en Argentina, o en cualquier lugar donde este experimento se repita. Siempre habrá un mononeuronal defendiendo la miseria ajena, por sentirse especial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído:

Instagram
X (Twitter)
YouTube
WhatsApp