jueves, febrero 29, 2024

El desastre woke de Blancanieves

Los disparates de Disney para conseguir hacer una versión woke retrasan y encarecen la película hasta hacerla inviable

El imperio Disney lleva un tiempo dando bandazos. Los fracasos que están sufriendo, tanto en taquilla como en su canal de streaming, incluso con productos de sus mejores franquicias, les lleva a replantearse la dirección que el imperio del entretenimiento lleva tomando desde hace unos años.

Los superhéroes de Universo Marvel están de capa caída y, tras el fracaso de series como Secret Invasion y películas como The Marvels, han decidido cancelar la segunda temporada de She-Hulk, así como regrabar casi por completo la nueva serie de Daredevil y la próxima película del Capitán América. Puede que en parte a causa de la huelga de Hollywood, pero este año será el primero de muchos en el que no se va a estrenar ninguna película ambientada en el gran universo superheroico.

Mientras, la saga de Star Wars tenía varias películas planeadas que se han ido cayendo poco a poco del calendario, y la reciente adaptación a live action de La sirenita, cuyo mayor reclamo publicitario era el color de piel de su protagonista, ha decepcionado en taquilla. Tanto que, un mes después de su estreno, Disney decidió despedir a Latondra Newton, directora del Departamento de Diversidad de la compañía. Últimamente puede decirse que los estudios montan un circo y les crecen los enanos… literalmente.

Y es que el último caso, el que más clama al cielo, es lo que está pasando con la próxima adaptación a live action, la de Blancanieves y los siete enanitos. Una cadena de despropósitos que parece no tener fin.

Primero, en cuanto que se publicó que estaban produciendo la película, el actor Peter Dinklage (Tyrion Lannister en Game of Thrones) criticó con dureza que, mientras anunciaban a bombo y platillo contratar como Blancanieves a una actriz con ascendencia hispanoamericana (Rachel Zegler) pusieran a siete enanos viviendo en una cueva. Le parecía anacrónico, poco progresista, y pidió a la compañía que se lo repensase. Disney no tardó en responder que iba a adoptar un enfoque nuevo, y que estaba consultando con «miembros de la comunidad del enanismo».

Así, la película pasó a llamarse Snow White a secas, y anunciaron que cambiarían a los siete enanitos por «siete criaturas mágicas» de etnias y géneros diversos. Publicaron, incluso, imágenes de los siete actores, de los que solo uno padecía enanismo.

Pues bien, ante la nueva noticia, el luchador enano de la WWE, Dylan «Hornswoggle» Postl, reaccionó con unas declaraciones en las que culpaba a Peter Dinklage de que, por sus declaraciones, ahora había actores enanos que se habían quedado sin trabajo:

«Hay actores, actores enanos» afirmaba, «que viven ese sueño de salir en una gran película como esta versión nueva de Disney, y ahora, por lo que Peter Dinklage dijo el año pasado, ahora se lo quitan, por el “progresismo”. Yo no puedo optar a los papeles de Harrison Ford o George Clooney porque no son para mi. Estos papeles de enanos son para gente de mi altura, y ahora me los quitan. A mi no me parece bien, y no solo esos, sino que piensa también en los especialistas o los dobles, ya estás hablando de unos cuantos actores de mi altura que no consiguen estos papeles principales. Todos esos enanitos cuidaron de Blancanieves. No eran esos monstruos cavernícolas de los que habla la gente. Todos tenían una de siete características distintas para siete actores distintos de mi comunidad».

Tras estas palabras, Disney decidió volver a cambiar el planteamiento. No sabemos qué ocurrió con esos siete actores que salían en las imágenes promocionales, pero los estudios sacaron una nueva toma en la que los habían sustituído de nuevo por siete enanos. Pero siete enanos que por supuesto vuelven a producir polémica, porque resulta que son clavados a los de la película de dibujos animados. Y como, para ello, usan CGI, seguimos teniendo el problema de que no dan trabajo a enanos de verdad, a lo que se suma una apariencia caricaturizada y un poco siniestra, en ese valle inquietante en el que no acaban de ser humanos ni de dejar de serlo. Además, debido al nuevo cambio, Disney también anunció un retraso del estreno a 2025.

Por si todo este desastre fuera poco, ahora llegan rumores de que a los estudios no les convence la actuación de la protagonista de la película, Rachel Zegler, y que planean recortar su tiempo en pantalla a través de flashbacks en los que otra actriz (probablemente Emilia Faucher) haría de una Blancanieves más joven.Ya hace tiempo se calculaba que la película debía recaudar por lo menos trescientos millones de dólares para no producir pérdidas a la compañía, y a ello habría que sumar el coste de todos los bandazos que han ido dando. Además, la cosa se complica más aún ahora que la productora conservadora de Ben Saphiro, The Daily Wire, se adelanta a Disney. Y es que, como la historia es de dominio público, pueden estrenar este mismo año Snow White and the Evil Queen, una película que tiene como principal reclamo ser una versión tradicional del cuento, no woke y por lo tanto sin los problemas que están dando tantos quebraderos de cabeza a Disney… y que es muy posible que acaben dando un resultado terrorífico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: