lunes, abril 15, 2024

Mutilación genital femenina, un crecimiento silencioso

La mutilación genital femenina es un práctica...

Fallaci y la guerra contra el islam

Valentía, pundonor y firmeza. No hay mejor...

Alemania legaliza el consumo de cannabis

El Gobierno alemán de Scholz sigue así la estela de países como Malta, Canadá o Estados Unidos

El pasado 22 de marzo, el Consejo Federal Alemán, aprobó una norma para despenalizar el uso recreativo del cannabis para los mayores de 18 años, permitiendo la posesión de hasta 50 gramos de marihuana seca en casa y 25 gramos en público para uso personal.

La norma contiene pequeñas restricciones como la prohibición del consumo hasta pasadas las 19 horas o la prohibición de fumar a menos de 100 metros de los centros escolares, medidas que no evitarán los grandes problemas que conlleva la legalización.

El Gobierno alemán junto a los lobbies de presión que han impulsado estas medidas, proclaman que son una propuesta para ofrecer un producto regulado, de alta calidad y para acabar con el tráfico ilegal. Sin embargo, la realidad es muy distinta. Hasta la propia policía alemana ha declarado en contra, tachando la medida de “monstruo burocrático” y las propias experiencias de países en los que ya ha sido legalizada nos muestran una serie de problemáticas de las que pocos medios de comunicación se hacen eco.

En los estudios realizados sobre las consecuencias de la legalización en diversos estados de EEUU, se muestran datos realmente alarmantes: aumento del consumo entre jóvenes de 12 a 17 años, las tasas de adicción se duplican, el número de accidentes de tráfico relacionados con la marihuana se dispara, la crisis de opioides es mayor en los estados que está legalizada.

Esto se debe a que existe una clara correlación entre el consumo de marihuana y una mayor propensión a depender también de otras sustancias, que conlleva a un aumento de la criminalidad en diversas ramas o el propio tráfico de marihuana legal a otros estados donde no está legalizada.

Estas medidas no son espontáneas, detrás de ellos hay verdaderos lobbies ejerciendo presión y buscando enriquecerse a costa de la salud de las personas de a pie. Algunos de los lobbies más potentes son Altria (Phillips Morris, Marlboro), Imperial Brands (Winston), OxyContin o Constellation Brands (cerveza Corona). Estos financian organizaciones como Marijuana Policy Project para ejercer presión a favor de la legalización y limpiar así sus nombres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: