domingo, junio 16, 2024

Desmantelan la mayor estructura online de difusión de propaganda del Estado Islámico

Esta operación internacional, coordinada desde Europol y...

Asalto a la infancia

Llegó la hora. La de los drag...

Roberto Vaquero presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Madrid

Artículo relacionado: Reseña: Inmigración ¿Realidad, fenómeno o problema? Tras...

Huida de Asturias a alta velocidad

Por encima de los intereses de los asturianos está el promocionar un sector cada vez más depauperado, precario y estacional.

Valora este artículo

Ya ha pasado casi un mes desde la esperada apertura de la variante de Pajares que conectará a Asturias al tráfico de trenes de alta velocidad, sin duda un evento altamente esperado por todos aquellos que de vez en cuando teníamos que sufrir el interminable trayecto durante la subida del puerto de Pajares para salir de Asturias a la meseta. Parece ser que con la finalización de esta faraónica obra los asturianos estaremos un poco más conectados con el resto de España. Se suma también el hecho de que el tráfico de mercancías por vía ferroviaria mejorará enormemente, la capacidad de carga aumentará en hasta un 15% y los trenes de mercancía podrán disponer en este trayecto de una mayor longitud. 

Sin duda todo son buenas noticias hasta ahora y desde el gobierno del Principado no han dejado pasar la ocasión para sacar pecho (como si la red de infraestructura ferroviaria nacional dependiese de ellos). Especialmente contento estaba el presidente asturiano Adrián Barbón quien exclamaba entusiasmado que esta nueva conexión ferroviaria sería altamente beneficiosa para el turismo en Asturias. Pareciera que para los representantes del Partido Socialista la única salida para Asturias fuese el turismo, ya que ante una evidente mejora que bien podría enfocarse en un mayor desarrollo industrial: Barbón y su camarilla claman únicamente por el turismo. Talmente parece que el PSOE asturiano haya desarrollado algún tipo de fobia endémica hacia la industria pesada, ignorando que Asturias desde siempre ha sido una eminente potencia a nivel nacional en este sector el cuál llevan 40 años empeñados en desmantelar, acelerándose más aún si cabe este proceso con la entrada en la UE. 

Destruida ya la minería asturiana que durante generaciones dio de comer a una infinidad de familias obreras, lo único que le queda a la región es su antaño fuerte industria pesada que se ve cada vez más y más reducida, bien sea por restricciones ambientales, descentralización o limitaciones a su producción, y ahora que surge una gran oportunidad para promocionar este sector, los políticos asturianos prefieren ignorarlo y centrarse en uno mucho menos productivo y de bastante peor calidad. Quizás sea porque para ellos la importancia no esté en que el sector industrial sea más beneficioso para los trabajadores de Asturias, ni tampoco que este ofrezca mejores condiciones laborales o que los puestos profesionales de este sector sean de mayor cualificación. Por encima de los intereses de los asturianos está el promocionar un sector cada vez más depauperado, con pésimas condiciones laborales y que además es estacional, eso sí, bajo su punto de vista se trata de un sector sostenible, comprometido con el medioambiente y resiliente.

La entrada de Asturias en la red de alta velocidad es un hecho que supone una oportunidad enorme para renovar el empobrecido tejido industrial de la región y con ello generar importantes cantidades de empleo de calidad, evitando así que nuestros jóvenes (la mayoría muy cualificados) tengan que dejar su tierra para buscar empleos que en Asturias brillan por su ausencia. Recordemos que Asturias es la región más envejecida de toda España y la segunda de Europa, hecho que va completamente ligado al cierre de la minería y el debilitamiento progresivo de la industria pesada. 

Sin embargo el turismo, que no ha dejado de crecer, no es capaz de generar esas condiciones necesarias para que los jóvenes asturianos no tengan que emigrar de sus localidades en busca de oportunidades laborales. Por el contrario, quienes vienen en su lugar son trabajadores inmigrantes poco cualificados a los que las empresas de hostelería explotan sin piedad. Habría que plantearse si en una situación así la nueva variante de Pajares es el elemento perfecto para conectarnos con el resto de España o si por el contrario es solo una forma de huir más rápido de una región completamente olvidada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído:

Instagram
X (Twitter)
YouTube
WhatsApp