domingo, junio 16, 2024

Desmantelan la mayor estructura online de difusión de propaganda del Estado Islámico

Esta operación internacional, coordinada desde Europol y...

Asalto a la infancia

Llegó la hora. La de los drag...

Roberto Vaquero presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Madrid

Artículo relacionado: Reseña: Inmigración ¿Realidad, fenómeno o problema? Tras...

El Lejano Oriente en 2023: Desafíos y Oportunidades en Geopolítica, Economía y Tensiones Internacionales

El Lejano Oriente en 2023: Desafíos y Oportunidades en Geopolítica, Economía y Tensiones Internacionales La región del Lejano Oriente se encuentra en un punto de inflexión marcado por complejas dinámicas geopolíticas, desarrollos económicos y tensiones internacionales

Valora este artículo

La región del Lejano Oriente, en el año 2023, se encuentra en un punto de inflexión marcado por complejas dinámicas geopolíticas, desarrollos económicos y tensiones internacionales. Echaremos un vistazo a países clave como la República Popular China, Taiwán, Japón, la Península de Corea, y el papel de actores regionales emergentes, como Vietnam y Tailandia.

Dentro del ámbito geopolítico, China continúa su ascenso como actor global dominante. Las tensiones con Estados Unidos persisten, especialmente en temas comerciales y tecnológicos. Las disputas territoriales en el Mar del Sur de China y las crecientes tensiones con Taiwán definen la relación china con la región y el mundo. Las tensiones entre China y Taiwán han llegado a niveles críticos. La presión militar china y las respuestas internacionales a esta situación son factores clave. La determinación de Taiwán para mantener su autonomía y el apoyo de Estados Unidos configuran el equilibrio de poder en la región.

Japón, por su parte, busca adaptarse a la nueva realidad geopolítica. Las disputas territoriales con China sobre las islas Senkaku y la competencia tecnológica definen su relación con la República Popular China. Japón refuerza sus alianzas con Estados Unidos y fortalece su posición estratégica.

En el caso de la península de Corea, la división persistente entre Corea del Norte y del Sur crea una dinámica geopolítica tensa. Las negociaciones nucleares, la presencia militar estadounidense y la relación entre las dos Coreas son aspectos cruciales para la estabilidad en la península.

No podemos obviar a Vietnam y Tailandia, ya que aunque muchas veces olvidados juegan un gran papel en la región sur del Lejano Oriente. Vietnam busca diversificar sus relaciones internacionales y Tailandia consolida su posición como centro económico en el sudeste asiático.

En cuanto a economía, China a pesar de las tensiones comerciales y la gestión de la deuda, muestra una economía resiliente con un crecimiento del 5,5% en 2023. Su enfoque en la innovación y la diversificación de relaciones comerciales contribuye a su crecimiento sostenible. La economía taiwanesa se mantiene robusta, a pesar de las tensiones geopolíticas. La diversificación económica y la innovación tecnológica son fundamentales para su estabilidad. 

Japón en cambio está afrontando desafíos demográficos, Japón busca liderar en tecnología e innovación. La competencia con China y la necesidad de adaptarse a un entorno económico cambiante definen sus perspectivas. Entre los países emergentes, ambos países experimentan un crecimiento económico significativo. Vietnam se destaca como un gran taller de manufactura, mientras que Tailandia se posiciona como un centro financiero y turístico clave en el sudeste asiático.

Cabe destacar de la región las diferentes tensiones que la están azotando, siendo la más sonada estos últimos meses del año las tensiones entre China y Taiwán, exaltadas a raíz de la guerra en Ucrania y en Oriente Próximo. En China a su vez, las tensiones con Estados Unidos y las disputas territoriales generan incertidumbre. La respuesta de los países vecinos y la competencia global en áreas como la tecnología y la diplomacia definen el futuro de la región.

Entre las potencias emergentes, Vietnam y Tailandia, la competencia por la influencia económica y estratégica en el sudeste asiático se intensifica. La relación con China y la respuesta a las dinámicas regionales definen la posición de estos países en el tablero geopolítico.

Dentro del país del sol naciente han crecido grandes tensiones a raiz del asesinato en 2022 del presidente Shinzō Abe, del cual, la política japonesa aún se está recuperando. Las políticas de rearme japonesas continúan debido a las tensiones militares con sus vecinos norcoreanos, los cuales continúan en posesión de armamento con capacidad de alcanzar la isla nipona.

No podemos olvidar la península de Corea, la cual es un constante quebradero de cabeza para la geopolítica mundial, debido a las amenazas norcoreanas y a su capacidad nuclear. Cabe destacar que en estos últimos años ha habido un apaciguamiento leve de las tensiones, pero en este 2023 parece que se está reavivando el fuego en la región. Para este 2024, la región Oriental de Asia nos podría deparar grandes sorpresas, convirtiéndose en protagonista de este año venidero. 

Sobre China, se espera continúe su ascenso económico y estratégico. Las tensiones con Taiwán podrían aumentar, y la competencia con Estados Unidos en áreas como la inteligencia artificial y la tecnología 5G podría intensificarse. En cuanto a Taiwán, la presión de China podría aumentar, generando preocupaciones sobre una escalada militar. La respuesta de la comunidad internacional, especialmente de Estados Unidos, determinará la dirección de los acontecimientos

En Corea, las negociaciones sobre el programa nuclear norcoreano enfrentarán desafíos, y la respuesta de Estados Unidos y China será central para la estabilidad en la región. Llegando al fin de las predicciones, teniendo en cuenta a Tailandia y Vietnam como futuros actores de la región, su ascenso económico podría generar tensiones con actores regionales. La gestión diplomática y estratégica será clave para evitar conflictos.

A medida que nos aproximamos a 2024, el Lejano Oriente se presenta como una región en constante cambio, donde las tensiones geopolíticas y las dinámicas económicas convergen. China, Taiwán, Japón y los actores emergentes como Vietnam y Tailandia enfrentan desafíos y oportunidades únicas. Las predicciones para 2024 sugieren un escenario donde la diplomacia, las alianzas estratégicas y la capacidad de adaptación serán esenciales para la estabilidad regional y la influencia en el escenario global. 

La interconexión de estos actores define el futuro del Lejano Oriente, y su capacidad para navegar en este paisaje geopolítico complejo determinará la dirección que tomará la región en los próximos años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído:

Instagram
X (Twitter)
YouTube
WhatsApp