lunes, abril 15, 2024

Mutilación genital femenina, un crecimiento silencioso

La mutilación genital femenina es un práctica...

Fallaci y la guerra contra el islam

Valentía, pundonor y firmeza. No hay mejor...

Qué revela el Financial Times sobre la brecha ideológica entre hombres y mujeres jóvenes

La guerra cultural y la falta de respuesta política

En un reciente análisis del Financial Times sobre las tendencias políticas e ideológicas de la Generación Z, se da a conocer una marcada brecha en las opiniones políticas y culturales entre los dos sexos.

Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha

Las mujeres jóvenes de la Generación Z están adoptando posturas significativamente más liberales en comparación con sus homólogos masculinos.

En países como Estados Unidos, las mujeres de entre 18 y 30 años muestran una inclinación hacia lo liberal que supera en un 30% a la de los hombres de su misma edad. Este cambio se ha producido en un período de tan solo seis años y también sucede en países como Alemania y el Reino Unido, donde la brecha ideológica entre hombres y mujeres jóvenes alcanza hasta 30 puntos.

¿Qué está pasando?

Los jóvenes en los Estados Unidos son más hostiles hacia el feminismo que los hombres mayores, según una encuesta de Equimundo de 2023. Sin embargo, esto no quiere decir que haya una oposición a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Aquí hay algunas cosas que están sucediendo:

  • Los jóvenes ven al feminismo como algo que ha evolucionado de un movimiento por la igualdad para las mujeres a un movimiento en contra de los hombres, o al menos en contra de la masculinidad.
  • Además, consideran que el feminismo no pide igualdad de oportunidades, si no que exige igualdad de resultados a nombre del empoderamiento femenino.
  • Los hombres jóvenes están se quedan detrás, especialmente en términos de educación y salud mental.
  • Los hombres jóvenes sienten que estas preocupaciones no están siendo abordadas o reconocidas.
  • Más jóvenes adoptan una visión de igualdad de género de todo o nada: si las mujeres ganan, los hombres inevitablemente pierden.

Influencia del movimiento #MeToo

Daniel Cox, director del «Centro de encuestas sobre la vida americana», destaca el impacto del movimiento #MeToo en agrandar la brecha ideológica y en influenciar la politización de las mujeres jóvenes. Además, revela datos clave:

– La satisfacción de las mujeres con la forma en que se las trata en la sociedad estadounidense cayó del 61% al 44% entre 2016 y hoy.

– El 46% de los hombres demócratas menores de 50 años consideran que el feminismo ha causado más daño que bien.

– Menos de la mitad de los hombres de la Generación Z se identifican como feministas, y solo la mitad apoya el movimiento #MeToo, en contraste con el 72% de las mujeres.

– La afiliación republicana entre hombres blancos de 18 a 24 años aumentó del 28% al 41% entre 2019 y 2023.

– Dos tercios de las mujeres jóvenes creen que lo que sucede a las mujeres en los EE. UU. afecta sus vidas, mientras que solo el 36% de las mujeres mayores de 65 años opina lo mismo.

Quisiera citar a Richard Reeves, autor del libro “Of Boys and Men: Why the Modern Male Is Struggling, Why It Matters, and What to Do about It”, sobre este tema:

«La guerra cultural nos está haciendo daño a todos.

Los tiempos están cambiando para hombres y mujeres. Las mujeres sienten la presión de creer que los hombres son responsables de cómo estaban antes. Por otro lado, los hombres son señalados como opresores y están furiosos. Toda esta hostilidad representa un riesgo para lograr un buen resultado.»

La hostilidad y el resentimiento del activismo no se han ido, a pesar de que las mujeres han tenido éxitos e importantes avances. Los políticos tienen mucha culpa aquí, ya que no están respondiendo a los problemas de los hombres y niños.

En la guerra cultural, cuanto más extremista se vuelve la derecha, más extremista se vuelve la izquierda, y viceversa.

  • La izquierda no considera la biología, la derecha la usa demasiado.
  • La izquierda piensa que hay una guerra contra las mujeres, la derecha cree que hay una guerra contra los hombres.
  • La izquierda critica la masculinidad, la derecha critica el feminismo.

Una publicación de TheTinMen, un espacio en donde se discuten temas alrededor de los problemas masculinos, se cuestionaba recientemente:

«El problema con la teoría del patriarcado es que nadie sabe de qué estás hablando y no se sabe medir algo tan abstracto.

Si el patriarcado es una fuerza tan omnipresente y debe ser «derrotada», ¿Cómo se vería eso en la realidad? ¿es posible que ya esté derrotado?

De hecho, en muchas áreas como la salud y la educación, el péndulo se ha movido demasiado en la dirección opuesta, con los hombres teniendo peores resultados de salud que las mujeres y los niños varones rezagándose en casi todas las etapas de la educación, en todas las edades y en todos los países desarrollados.

Si los niños varones están más rezagados en la educación hoy, ¿no es eso un llamado de atención para el tipo de acción que necesitamos ahora?

¿O seguimos sin apoyar a los niños varones en la escuela para que paguen el precio de sus ancestros?

¿Seguimos ignorando la salud de los hombres y su muerte temprana también?

¿Cuándo dejamos de «derrotar» al patriarcado?

No hay ganadores en esta guerra

Hace poco un texto del Washington Post mencionaba lo que la creciente división política significa para el noviazgo y el matrimonio: si los hombres y mujeres de la Generación Z no pueden ponerse de acuerdo en política, les será más difícil encontrar pareja.

Y ahí es donde me pregunto: ¿queremos que nuestros hijos se alejen de la idea de tener pareja estable a largo plazo? Lo dudo.

Es urgente promover un diálogo abierto y constructivo entre ambos sexos. Necesitamos (hombres y mujeres) trabajar juntos, aprender juntos, y formar familias juntos. Ir juntos hacia adelante. Es una vergüenza que algunos políticos intenten enfrentarnos entre nosotros.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: