viernes, febrero 23, 2024

20.000 especies de abejas y de adoctrinamientos

Cuando una película sobre transgenerismo infantil es...

Tres guardias civiles son asesinados en Barbate (Cádiz)

En la madrugada de hoy, tres guardias...

La moda de la revolución, jóvenes difusas, sopa de tomate y pegamento

Vivimos tiempos convulsos, no cabe duda, mientras se produce un retroceso en lo económico y en lo cultural, la lucha y la protesta social está más caricaturizada y ridiculizada que nunca, no es para menos con acciones como las reflejadas en la presente columna.

Por desgracia podría pasar por una noticia desapercibida, no por lo ridículo de la misma, sino por su carácter continuado en los tiempos que vivimos, y es que dos jóvenes difusas volcaron sopa anaranjada sobre el cuadro de La Gioconda, en el Louvre, tan solo hace unos días, sumándose así al listado de performances llevadas a cabo por la moda del ecologismo (que no de la sostenibilidad del planeta).

Parafraseando a mi buen compañero de redacción, don Pau Botella, si Dios, a día de hoy, no es otro que el liberalismo, la performance no cabe duda que es uno de los diez mandamientos de la religión que impregna la sociedad actual.

Cómo no va a estar caricaturizada la lucha a ojos de la mayoría social, si se presenta como representativo de la misma a la pija gallega Mrs. Wonderful de Zara (Yolanda Díaz para los menos avispados), y se utiliza como ejemplo de protesta social a jóvenes confusos que utilizan la sopa de tomate y el pegamento como vía de transformación social.

Suerte y apoyo para todo aquel que critique esta vorágine de performance y actuaciones, porque como mínimo será tachado de conservador y tradicional, pero no cabe duda, si la “nueva protesta social” es la que se lleva a cabo mediante performances y actuaciones, prefiero quedarme defendiendo esencias más tradicionales, precisamente, las que provocaron todos los grandes avances en la historia de nuestro país, y es que compartiendo una pregunta muy acertada en los tiempos que corren, ¿qué no es tradicional frente a la degeneración ante la que nos encontramos?

En los más de 10 años que se han sucedido sin una huelga general en España, en contraposición a las huelgas y grandes movilizaciones, han proliferado las performances y las actuaciones, y junto a ellas el afianzamiento del claro retroceso económico de intereses y derechos de los trabajadores en España, porque una cosa va de la mano junto a la otra, y es que la moda de la revolución es el precipicio de la lucha social.

1 COMENTARIO

  1. Muy bueno la verdad. Es flipante ver a tantos jóvenes que se dejan llevar por estas modas sistémicas creyendo que están haciendo la revolución mientras solo le hacen el juego al sistema.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: