domingo, mayo 19, 2024

Vivir debajo de un puente y cobrar 2 euros/hora. La realidad de inmigrantes ilegales en Valencia

Empresas como Fontestad S.A, proveedor de Mercadona, aprovechan la situación irregular de cientos de inmigrantes ilegales que llegan a pagar 9 euros el trayecto para trabajar en el campo

Valora este artículo

300 inmigrantes ilegales que recogen naranjas por 2€ la hora duermen debajo de los puentes del jardín del Turia en pleno centro de Valencia. Tras la publicación de esta noticia de la mano del medio valenciano Levante-EMV, desde El Enclave hemos acudido al metro de Jesús , punto de recogida de inmigrantes, donde decenas de furgonetas los recogen a cambio de 9€ el viaje, según sus propios testimonios, para llevarles hasta los campos donde trabajan jornadas interminables de más de 12 horas.

Varias de las furgonetas provenientes de Jesús y otros puntos de Valencia que transportan decenas de inmigrantes terminan su trayectoria en los alrededores de Náquera, en campos de naranja, alguno de los cuales son propiedad de la mayor empresa citrícola valenciana, Fontestad S.A.

El gran grupo Fontestad 

Fontestad S.A es la matriz de un grupo empresarial familiar con presencia en el sector de manipulación y distribución de cítricos, creada como entidad jurídica en 1984, por Vicente Fontestad Planells y Carmen Ballester Juan, teniendo actualmente un capital social de 11.485.000 euros. A través de su principal filial Fontestad Citrus S.L se sitúa en el puesto 25 del ranquin de las empresas citrícolas españolas del ámbito privado. Factura más de 100 millones de euros, cifra que crece un 15% todos los años. 

Un negocio que, según su propia web, es herencia de un pequeño puesto de frutas de mercado en los años 50, con 25 empleados, que ha crecido hasta llegar a convertirse en una compañía que actualmente cuenta con 2500 trabajadores. Además, cuenta con 50.000 m² en instalaciones, unas 900 hectáreas de campos y una producción anual cítrica de 160 millones de kilos. 

La firma de cítricos tiene presencia en España con las marcas Fontestad y Tio Vicent desde el año 74. Esta última es en honor al padrino del fundador, que en el 93 viajaría a Perpiñán para expandir el negocio en Francia y el resto de Europa bajo las marcas Mademoiselle y Coquette. Actualmente el grupo Fontestad cuenta con dos sedes repartidas entre Reino Unido y Francia, pero abarca mucho más allá del sector citrícola. 

Al margen de los cítricos: arrendamiento y renovables

En 2018, la empresa matriz Fontestad S.A cambiaría su actividad principal, pasando del negocio de la naranja a dedicarse al arriendo inmobiliario. De este gigante dependen diversas empresas como Fontestad Energy que nació con el objeto de realizar inversiones en terceras compañías y a su vez dirigir estos consejos de administración. Un ejemplo es su participación en Gei Subasta 1 SA, dedicada a la explotación de placas fotovoltaicas en Castilla-La Mancha y Andalucía, propiedad de la empresa energética valenciana Grupotec.

Fuera de la órbita oficial de Fontestad SA existe Quality Performance SLL. Una empresa domiciliada también en Museros, dedicada en este caso a la «reparación de vehículos, venta de artículos de automoción, etc.», dirigida por los hermanos Sergio y Francisco Fontestad Trenco. Además, el gigante de Fontestad tiene otras empresas aparentemente no vinculadas como Pismo y Carmel SL, dedicada también al arrendamiento inmobiliario y participación en otras compañías.

En la web de Fontestad remarcan constantemente su origen como puesto de frutas familiar, y lo cierto es que familiar sigue siendo en términos generales. Fontestad SA es mayoritariamente propiedad de Vicente Fontestad Ballester, pero comparte la junta directiva con sus hijos y su mujer. 

También forman parte de la dirección Vicente Jose Subies Ribera y Carlos Piquer Tamarit.  Este último aparece como apoderado en Vila Res SL, propiedad de Vicente Fontestad Ballester y dedicada a la explotación de fincas. Además Subies y Piquer están relacionados con más gigantes de la producción de cítricos transporte y exportación, como es el caso de Balco de Llevant SL o el de Mayoristas de cítricos en Madrid, claramente relacionadas con el grupo Fontestad y bajo su órbita.

Organigrama de Fontestad SA. Fuente: El Enclave

Desde 2005 el hijo del fundador, Vicente Fontestad Ballester, es el accionista único de Fontestad, tras adquirirle a su hermana Carmen Fontestad Ballester el 50% de las participaciones que ésta tenía en la empresa. En 2018, el entonces presidente Ximo Puig (PSOE), visitaría las instalaciones en Museros. Pero Vicente Fontestad tenía especial preferencia por su predecesor, Alberto Fabra.

Las relaciones con la Generalitat

Corría el año 2002, el entonces Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana (PP) y la entonces Consellera de Agricultura, Mª Ángeles Ramón-Llin (actual Directora General de Infraestructuras Sociosanitarias) inauguraban las nuevas instalaciones de Fontestad. A Vicente Fontestad le faltaban 3 años para pasar al mando y ya constaba como vicesecretario del patronato del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), entidad privada cercana al PP y fundada en 1978. Esta sería creada por el abuelo del director general Manuel Llombart, cuyo sueldo en el IVO rondaba los 300.000 euros del erario público, siendo esta una «entidad sin ánimo de lucro». El nepotismo llegaría hasta el punto de que Alberto Fabra lo nombraría como conseller de Sanidad del PP en 2012. 

En 2012, las llamas destruyen el almacén de la empresa en Museros. El alcalde del pueblo, José María Aznar (PP), pasaría gran parte del día lo «más cerca que los bomberos le permitieron de la empresa en llamas». También estaban los alcaldes de las localidades vecinas, Miguel Bailach (PP), de Massamagrell y el de la Pobla de Farnals, José Manuel Peralta (PP). No tardaría en ofrecer su lamento el expresidente de la Generalitat, Alberto Fabra (PP)

En 2013, Vicente Fontestad sería nombrado vocal de lo que fue la antigua Fundación de Bancaja, integrado por Mª José Ferrer de San-Segundo como secretaria, la cual fue portavoz adjunta del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia. Este mismo año, el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (INVASSAT), colaboraría en la construcción de la nueva nave de Fontestad. Una vez terminada la obra e inauguradas las instalaciones, en 2014, las NNGG del PP y Alberto Fabra, las estrenarían con un foro europeo. 

Juan Carlos Caballero, Vicente Fontestad y Alberto Fabra en las instalaciones de Fontestad Fuente: @NNGG_HN en X (antes Twitter)

Este mismo año, Vicente Fontestad recibiría el premio a la Mejor Trayectoria Empresarial, que estuvo presidido por el conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, y contó con la presencia del conseller de Sanidad, Manuel Llombart; el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval), José Vicente González; el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda, y el presidente del Puerto de Valencia, Rafael Aznar, entre otros. El expresidente Fabra repetiría por tercera y última vez la visita a la empresa de cítricos en 2015, previamente a ser sucedido por Ximo Puig (PSOE).

En 2016, el IVO recibiría las primeras denuncias ante el Protectorado de Fundaciones. Su director general contrataba a hermanos, familiares o parejas de los patronos. Consta también como vicetesorero Antonio Noblejas Sánchez-Migallón, que en estos años se desempeñaría como director general de la Escuela de empresa, negocios y management (EDEM), fundada por el presidente de Mercadona, Juan Roig.

Mercadona y Fontestad

Fontestad tiene acuerdos con Unide Y Ahorramás, así como tiene participaciones en Zumavesa (Zumos Valencianos del Mediterráneo), pero sin duda es con la empresa que dirige Juan Roig con el que Fontestad tiene una estrecha relación comercial. Para comprobarlo solo hace falta ver el volumen de producto que suministran a Mercadona. 

En la campaña de 2021 y 2022, Mercadona compraría más de 209.000 toneladas de cítricos españoles, de las cuales 192.000 (el 91.8%), correspondían a Fontestad. El supermercado, afirmaba en un comunicado, tener un firme compromiso con el sector primario, con el que busca «garantizar relaciones estables y transparentes con sus más de 26 proveedores nacionales, quienes a su vez trabajan con más de 2.500 agricultores de toda España», permitiendo que desde hace años más del 85% del total de naranjas que comercializa Mercadona sean de origen nacional. 

Presumen de vender producto nacional, pero lo que se esconde debajo es el aprovechamiento de inmigrantes irregulares para que trabajen en condiciones semiesclavas, que poco tiene que ver con los derechos y condiciones laborales nacionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: