domingo, junio 16, 2024

Desmantelan la mayor estructura online de difusión de propaganda del Estado Islámico

Esta operación internacional, coordinada desde Europol y...

Asalto a la infancia

Llegó la hora. La de los drag...

Roberto Vaquero presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Madrid

Artículo relacionado: Reseña: Inmigración ¿Realidad, fenómeno o problema? Tras...

Crisis diplomática entre España e Israel

Valora este artículo

La «gira de la paz» de Sánchez por Oriente Medio ha acabado en advertencia por parte de Netanyahu. Una crisis diplomática en la que los embajadores de Bélgica y España han sido ya convocados por el ministro de Exteriores israelí «para darles una dura reprimenda» por sus titubeos en el conflicto, a lo que se suma el inesperado agradecimiento de Hamás a Sánchez.

A los ojos de Netanyahu, las palabras de Sánchez en Rafah sobre el alto fuego a civiles y la legitimación de Palestina son «apoyar el terrorismo», pese a que Sánchez condenara los hechos del pasado 7 de octubre. El ministro de exteriores Albares tachó de inaceptables estas declaraciones y ayer sábado convocó a la embajadora israelí. Y es que Israel parece querer abrir aún más la brecha de los países de la UE, concretamente los que legitiman unilateralmente a Palestina. Atrás quedaron ya los centenares de licencias de exportación de armas a Israel que los diversos Gobiernos de España vinieron autorizando hasta junio del año pasado, o las millonarias compras de material bélico a este país. La cúpula israelí quiere toda la atención para sí.

Podemos no ha tardado en pronunciarse y ha visto la oportunidad de romper relaciones con Israel, además de llamar al “boicot” de empresas como Carrefour, “que colaboran” con la barbarie.  El jueves, el presidente israelí advirtió a Sánchez de que el terrorismo podría expandirse hacia Europa e incluso mencionó Barcelona y Madrid como ciudades que potencialmente podrían ser atacadas por «miles de bombas«, una amenaza manifiesta..

No es la primera vez que Sánchez habla de la legitimación de Palestina. De hecho, fue lo tercero que mencionó en su discurso previo al debate de investidura. Posteriormente a ser reelegido, recibiría la enhorabuena del rey Mohamed VI, al cual hasta 2020 acostumbraba a visitar por estas fechas, con deseos de «fortalecer relaciones de amistad» y seguir «cooperando». Pero no vamos a ver a Sánchez en un conflicto diplomático con Marruecos por hablar de la legitimación del Sáhara. Hasta la prensa afín al régimen alauí interpreta que su victoria significa «el apoyo irreversible de España al plan de autonomía del Sáhara bajo soberanía marroquí». 

Tampoco vamos a ver a Sánchez ni al resto de la Unión Europea mencionar el éxodo que sufrió la población armenia de Nagorno Karabaj a manos de Azerbaiyán. Parece ser que sus «proclamas de paz» están sujetas sólo a los intereses de unos pocos.

Mar Cano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído:

Instagram
X (Twitter)
YouTube
WhatsApp