jueves, abril 18, 2024

Los Juegos Paralímpicos un cambio en el deporte 

Cómo la II Guerra Mundial permitió a los deportistas con algún tipo de discapacidad física disputar los Juegos

Valora este artículo

Año de Juegos Olímpicos en París. Una vez más, el mayor Evento Polideportivo alcanza su esplendor. Aunque España no tenga una gran representación, los Juegos controlan los eventos deportivos durante los meses de verano. Quince días paralizan al mundo cada cuatro años. Sin embargo, el gran público deja a un lado a su hermano deportivo, los Juegos Paralímpicos. La historia de cómo la II Guerra Mundial permitió a los deportistas con algún tipo de discapacidad física disputar los Juegos, es el inicio de esta competición.

En 1948, las miserias y los combates del conflicto habían devastado el continente. Piernas mutiladas, brazos apuntados u ojos desechados eran las marcas de los supervivientes. Para muchas personas, el deporte fue una vía de escape para recuperar su bienestar mental y los Juegos Paralímpicos fueron su oportunidad. 16 fueron los valientes que compitieron por los primeros oros. Todos ellos sufrían problemas en la médula espinal.

La ciudad elegida fue Stoke Mandaville, en Inglaterra. El doctor Guttmann fue el ideólogo de este fenómeno y el éxito fue rotundo. Tras la primera experiencia, los logros no frenaron. En 1960, 400 atletas- con diferentes lesiones- se unieron a los eventos. Los Juegos de Roma fueron los primeros que el COI reconoció como una competición oficial. Con el paso de los años, se consiguió que los Juegos Paralímpicos se disputarán en la misma ciudad que los Olímpicos. El objetivo era aumentar los lazos entre ambas competiciones.

Una carrera sin límites

Las diferencias entre el hermano mayor y el hermano pequeño son palpables. Las audiencias son el termómetro que refleja  la situación. Eso sí, las historias y el esfuerzo aumentan el emblema de los  Juegos Paralímpicos. Podríamos hablar de Pistorius, quien corrió los Juegos Olímpicos con dos prótesis en las piernas, pero su imagen se ha visto deteriorada. Sin el sudafricano, dos momentos caracterizan las señas de identidad de este evento.

En los Juegos de Río, Ibrahim Hamadton se convirtió en el primer jugador de Tenis de Mesa, que consiguió jugar sin manos. Con la pala en la boca y el saque con los pies, fue capaz de sumar más de treinta puntos. Un mérito enorme. El otro recuerdo nos lleva a la pista de atletismo. Se suele pensar que existe una gran diferencia entre los Juegos y en los 1500 metros se rompió la barrera. Los tres primeros clasificados mejoraron el tiempo del ganador en la carrera Olímpica.

Hasta que lleguen los Juegos queda descubrir nuevas historias de superación y disfrutar del hermano pequeño de los Juegos Olímpicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: