jueves, febrero 29, 2024

La crisis de los pellets o el nuevo Prestige

La Xunta de Galicia anuncia que elevará al nivel 2 la emergencia ante el vertido de plásticos

Tras varios días de runrún mediático, la Xunta de Galicia ha anunciado recientemente que elevará al nivel 2 de emergencia ante la crisis generada por el vertido de pellets que está llegando a diversos puntos de las costas gallegas, además de otros lugares tales como Asturias, Cantabria o la costa de Portugal.

Resulta llamativo cómo ante la evidencia de la falta de medios —o de efectividad— de la Xunta de Galicia a la hora de dar respuesta a la situación, el gobierno autonómico gallego ha resistido tanto tiempo antes de tomar la medida, la cual permitirá al Gobierno central actuar con sus propios medios. No sabemos si dicha tardanza está motivada por un dimensionamiento errático de la situación o por el temor a ceder la iniciativa a la administración central con unas elecciones autonómicas a la vista, pero lo que sí es cierto es que conforme las horas pasan aumenta la urgencia de tomar medidas.

Por su parte grupos ecologistas se movilizan en redes para obtener voluntarios de cara a la recogida de pellets en el mar ante la inoperancia de las administraciones, en una situación que salvando las distancias recuerda en cierto modo a la crisis del Prestige en el año 2002, cuando el petrolero del mismo nombre sufrió un accidente por el cual vertió frente a la Costa da Morte miles de toneladas de fuel. Este incidente desencadenó una oleada de movilizaciones tanto políticas como sociales de voluntarios que se echaron a la mar, y que nos dejó imágenes tan lamentables para el recuerdo como la del ex Presidente del Gobierno Mariano Rajoy comparando con «pequeños hilitos de plastilina» las imágenes del vertido en un vano intento de minimizar el impacto.

Probablemente y por fortuna, el vertido de pellets no alcance a tener una mínima parte del impacto que tuvo la crisis del Prestige. No obstante, tiene la suficiente dimensión como para poner a prueba el comportamiento de la casta política. Mientras que la Xunta de Galicia ha encargado un informe que confirma la teoría de que los pellets vertidos al mar no presentan niveles de toxicidad que representen un peligro para el ser humano y que incluso pueden ser ingeridos sin mayor consecuencia, parece que el consenso de organismos e instituciones apunta a que el material sí que sería tóxico tanto para la fauna marina como para el ser humano, el cual puede llegar a ser intoxicado de forma indirecta a través del consumo de pescado. En palabras de Ethel Eljarrat, directora del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) del CSIC, los pellets «al contacto con el agua absorben otros contaminantes que ya están en el mar y añaden toxicidad. Además, con el sol y la marea se van a ir fragmentando poco a poco, y se vuelven más tóxicos ya que los animales los ingieren con mayor facilidad y penetran más rápido en sus células».

Dichas declaraciones contrastan de forma muy llamativa con las declaraciones del Conselleiro do Mar de la Xunta de Galicia, Alfonso Villares, quien según reportan varios medios de comunicación y en un alarde de cinismo declaró para Europa Press que «otra cosa es que no sé si por parte de algún ciudadano come todos los aparatos digestivos de los pescados, no sé, yo no, yo intento apartar el aparato digestivo» para finalmente concluir con un gráfico «Entran por donde entran y salen por donde salen». Más allá de la batalla política, la reparación de las consecuencias del vertido se antoja muy complicada, ya que tanto el citado organismo del CSIC como la Organización Marítima Internacional son poco optimistas debido a que las características del material suponen la rápida dispersión del mismo, que su dificultad para distinguirlo en el océano sea muy alta y que el contacto con elementos oceánicos tales como las algas puedan facilitar su hundimiento. De este modo, todo apunta a que su recogida más eficiente, lamentablemente para todos, se realizaría con su llegada a la línea de playa. Un episodio negro más para la históricamente maltratada costa gallega.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: