lunes, julio 15, 2024

Marta Rovira regresa a España tras más de seis años fugada

Marta Rovira ha llegado finalmente a España...

Podemos «expulsado» del Gobierno

Guerra a muerte en Podemos mientras arremeten contra el gobierno

Valora este artículo

El gobierno de la amnistía ya se ha formado, y una de las principales novedades es la notable ausencia de Podemos en el Consejo de Ministros; ni Irene Montero ni Ione Belarra tienen sitio en la nueva coalición. Pedro Sánchez y Yolanda Díaz han hecho lo esperable de los políticos depredadores y sin escrúpulos que son: se han quitado del medio a Podemos y su imagen pandillera de forma fulminante.

Tampoco habrá ayudado el rabioso acoso con el que Pablo Iglesias ha sometido a Sumar desde la exclusión de Irene Montero de las listas, a pesar de apuntarse luego a la formación de Yolanda Díaz a regañadientes. En Podemos se creían imprescindibles y, al final, están al borde de la desaparición a causa del pacto que firmaron con Sumar.

Yolanda, con un historial arribista y de demoler todo lo que toca (desde el BNG de Beiras, pasando por Izquierda Unida y ahora Podemos), se coló en el gobierno de Pedro Sánchez de la mano de Pablo Iglesias. Y, sin embargo, hace mucho que la enemistad con Irene es patente y, como suele pasar con estas cuestiones, va a peor.

El rechazo social a la ley del «solo sí es sí» marca un punto de inflexión en esta guerra: Yolanda se desentendió cuando empezaron a rebajar penas y excarcelar condenados, no defendió de manera rotunda la ley como sí hicieron todos los morados. Y, así, parece que quiso aprovechar el desastre para desgastar a Montero, no dejando que la manchase a ella tras la popularidad que consiguió con esa reforma laboral que también aplaudió la patronal

La lamentable gestión de los equipos de Montero y Belarra en sus ministerios, y las improvisadas y chapuceras leyes que han alumbrado, enfrentan a hombres y mujeres, dificultan la vida de los animales y sus dueños, e hicieron que las ex-ministras se volviesen odiosas para gran parte de la sociedad.

Tanto Sánchez como Díaz necesitan distanciarse de esa imagen, de esas políticas y de las excentricidades de algunos personajes de Podemos. Resulta evidente: llevar a Montero o a su gente en las listas es malo para el negocio, y tenerlos luego cerca, sabiendo que si pueden te empujarán a las vías, no es una buena decisión. Han actuado en consecuencia.

Pero los interesados no se lo han tomado bien y prefieren morir matando: Ellas en el traspaso de carteras, Iglesias en los «medios afines y propios»: «Sánchez nos ha expulsado del gobierno» recitan a coro con la ex-ministra Belarra. Y para dejar claro lo rabiosas que están, arremeten contra aquellos hombres de cuarenta a cincuenta años, los amigos del Presidente a los que este dijo que incomodaban.

Volviendo al hecho de que hay un nuevo gobierno «de progreso» que se cierne sobre España, parece que no caben grandes esperanzas de que las cosas cambien. Dejando de lado las formas y la imagen, las diferencias entre Podemos y Sumar son ficticias: continuarán las políticas del feminismo queer y el neoliberalismo, se mantendrá el sometimiento a la UE y a Marruecos, el modelo migratorio, etc.

Celebremos pero no cantemos victoria, tenemos izquierda woke para rato, aunque puede que esta vez hayan recibido un mensaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído:

Instagram
X (Twitter)
YouTube
WhatsApp