jueves, abril 18, 2024

Reseña «La consagración de la primavera»

Una novela realista y bien construida pero no de una lectura ágil

Valora este artículo

Sobre el autor

Alejo Carpentier (1904-1980) fue un periodista, escritor y musicólogo franco-cubano. Se le conoce por ser uno de los principales renovadores de la literatura latinoamericana, junto a otras grandes figuras como Cortázar, García Márquez o Vargas Llosa. Es uno de los principales intelectuales asociados a la Revolución Cubana. En sus inicios fue influido por el surrealismo, y luego se le considera uno de los padres del  «realismo mágico». Su obra cumbre se considera El siglo de las luces.

Resumen y detalles del libro

El libro nos cuenta la historia a través de tres personajes, cuya narración se va alternando, aunque se sigue una línea temporal. Inicialmente nos encontramos con un joven de buena familia, de origen francés, que habita la Cuba de los años 20. Se nos narrarán sus inquietudes, así como su forma de lidiar con su escasamente apreciado entorno social. La gran decisión de la vida del personaje será trasladarse a España para enrolarse en las Brigadas Internacionales. La segunda protagonista será una joven bailarina ruso-azerí, cuyos padres son unos ricos comerciantes que ante la revolución bolchevique se ven obligados a huir a París. Allí Vera, que así se llama, conocerá a nuestro primer protagonista, del cual se hará su novia. El amor hará que lo siga a la guerra en España. 

Será aquí donde nuestro primer protagonista halle una prematura muerte. Pero Vera, tras un tiempo de desolación, volverá a encontrar el amor en la figura de otro combatiente brigadista cubano, arquitecto de profesión, Enrique, nuestro tercer protagonista, este también de una rica familia burguesa. Juntos volverán a Cuba, donde ella tratará de encajar –sin éxito– en la aristocrática familia de su marido. Ante esta aspiración frustrada, Vera volverá a retomar su gran pasión, el ballet. Pretendiendo abrir una escuela de baile, inicialmente para chicas de la alta sociedad, que solo la ven como un entretenimiento antes de esposarse, para luego comenzar a abrir el abanico de alumnos de la misma, también en lo étnico. Al mismo tiempo Vera se propondrá una compleja empresa: adaptar al ballet la obra de La Consagración de la primavera, de Stravinski. El macartismo no la dejará estrenarla en Nueva York, pero siempre le quedará la segunda opción parisina, si no fuese por el vuelco de los acontecimientos.

En la parte final de la obra se nos relata la lucha contra la dictadura de Baptista, que acabará repercutiendo en la vida y aspiraciones artísticas de Vera, así como obligado al exilio a Enrique. La obra culmina con el ascenso de los barbudos al poder, y concretamente con la participación de Enrique en la defensa contra la invasión de bahía de Cochinos, concretamente en la batalla de Playa Girón, lo que le hace rememorar sus jóvenes años de brigadista internacional.

Comentario

Al conocer previamente al autor, me temía que fuese un decálogo de citas surrealistas y de escasa coherencia, tan típicas del realismo mágico. Pero para mi sorpresa, se trata de una novela realista, bien construida, aunque no se puede decir que sea de una lectura ágil –quizás solo en la parte final-, lo que no le resta valor a mi parecer. Antes de nada me sorprendió la erudición –rozando a veces el barroquismo- que Carpentier muestra en la novela. Citas de mil autores, de mil obras literarias y artísticas, notas bien presentadas y con coherencia, pero que entiendo que abrumarían a un lector no versado en el asunto. Pero el barroquismo inicial se va aminorando a medida que pasan las páginas.

Es de gran valor también las descripciones de la alta sociedad cubana que hace el autor, tratando de exponer como esta veía el mundo, pero sin olvidar que su existencia y su forma de vivir estaba enmarcada en una opulencia desmedida, y en un rentismo parasitario muy particular. Así mismo también se recoge parte de la cultura popular cubana. Es especialmente risible el momento en que, ante los rumores de un intento de asesinato en curso contra Batista, los alumnos de la escuela de Vera se apresuran a ir a tomar partido hacia el palacio presidencial, y una de sus alumnas, excitada por la situación, se dirige a un grupo cercano de hombres que mostraban actitud dubitativa diciéndoles: «¿Y ustedes?¿Qué hacen?¿Son maricones o qué?». Sincera expresión que hoy en día sería impensable en una novela. 

Pero tal como su propia novela indica, la tesis central del libro es la simbiosis entre lo europeo y lo latino. De ahí el título de la misma. La consagración de la primavera es una obra compleja, que no se adapta a los moldes clásicos del ballet europeo. 

Pero Vera, ante su progresiva simbiosis con la cultura cubana, es capaz de apreciar como la forma de baile popular caribeña puede tratar de fusionarse con el formato de danza del ballet para dar una nueva forma de expresión, que sirva, curiosamente, para adaptar una de las obras cumbre de la música europea. Y es que el propio autor, francés de nacimiento y de un profundísimo conocimiento de todo lo referente a la cultura del Viejo Mundo (tal como deja entrever en la propia novela) se siente profundamente imbricado en la cultura hispanoamericana, que por su matriz española, tiene una parte europea de por sí. 

El autor de esta forma, y casi sin quererlo, hace un alegato a estupideces como las teorías decoloniales que predican absurdamente contra un supuesto «eurocentrismo», que lleva a valorar casi más las prácticas chamánicas que la medicina contemporánea.

La gente que predica estas ridiculeces debería a pararse a pensar quienes son los culpables de que aún existan regiones en las que hay gente sin atención médica, si los actuales gobernantes corruptos o de los pretéritos colonizadores españoles.

Información sobre el libro

Título: La consagración de la primavera

Autor/es: Alejo Carpentier

Editorial: Plaza & Janes

Edición: Primera edición, junio 1986Número de páginas: 576

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: