jueves, febrero 29, 2024

Kissinger al descubierto, las corruptelas detrás de su figura

Un legado plagado de escándalos, como la guerra de Vietnam o el golpe de estado de Augusto Pinochet en Chile

La carrera política de Henry Kissinger estuvo marcada por su papel como asesor de seguridad nacional y Secretario de Estado de los Estados Unidos durante los gobiernos de Richard Nixon y Gerald Ford. Durante este periodo, el evento más destacable y deleznable sería el apoyo al derrocamiento del gobierno presidido por Salvador Allende en Chile con el posterior alzamiento del dictador Augusto Pinochet.

Sobre este evento, el propio Kissinger respondería con las siguientes palabras: «Nosotros no lo hicimos. Quiero decir, los ayudamos… a crear las condiciones de la mejor forma posible», dijo Kissinger, según la transcripción de una conversación telefónica divulgada por el Archivo de Seguridad Nacional, de la Universidad George Washington. Tras estas palabras, el secretario de los Estados Unidos intentó disfrazar la intromisión del gobierno estadounidense en la región. El alzamiento de Pinochet para Chile supuso una de sus etapas más oscuras, convirtiendo en cotidiano las sistemáticas violaciones a los derechos humanos. Todo por «alejar el comunismo» de las regiones latinoamericanas.

Otra de las tramas que rodean a Kissinger es por la cual le dieron el premio Nobel de la paz en 1973 tras llevar a cabo su política de «paz con honores», por la cual el ejército norteamericano se retiraba de la guerra de Vietnam. Esta «paz con honores» fue muy criticada por parte de la sociedad, ya que, a pesar de retirar las tropas, Estados Unidos abandonaría la región dejándola aún en guerra y devastada por las atrocidades realizadas por el ejército estadounidense, en vez de negociar una paz total como iba persiguiendo el homólogo de Kissinger norvietnamita, Le Duc Tho.

Por otro lado, recientes desclasificaciones de archivos secretos datados del mandato de Nixon desvelan la eliminación de amplia documentación gráfica de las atrocidades llevadas a cabo por el ejército de los Estados Unidos sobre población civil, para limpiar su imagen ante el público tras su retirada del conflicto y su participación en los ataques aéreos sobre Laos y Camboya, a lo largo de la ruta conocida como «ruta Ho Chi Minh» pese a la neutralidad en el conflicto de estos dos países.

Otro de los episodios recordados, a partir de documentos desclasificados y biografías, es su participación en el golpe militar que sucedió en Argentina el año 1976. El autodenominado «Proceso de reorganización nacional» no sólo gozó de la simpatía de Kissinger: según los archivos desclasificados del Archivo de Seguridad Nacional, Kissinger instó a los militares argentinos a terminar con la «guerra sucia» cuanto antes, en referencia a la represión contra movimientos guerrilleros y de izquierda en aquel país.

Un mes después del golpe de 1976, Kissinger le dijo al entonces canciller argentino César Guzzetti que «deseaba que (los militares) tengan éxito, cuanto antes mejor» y le quitó importancia a las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en aquel país. Los cálculos señalan que entre 8.000 y 30.000 personas desaparecieron durante los años del gobierno militar en Argentina.

Por último, documentos gubernamentales recién obtenidos por investigadores indican que Henry Kissinger esbozó planes para «aplastar a Cuba» con incursiones aéreas.

Kissinger estaba molesto por la intervención militar de Cuba en Angola en 1976 y estaba considerando una represalia si se desplegaban fuerzas cubanas en otros lugares de África. La información proviene de documentos desclasificados a pedido del Archivo Nacional de Seguridad. Los papeles muestran que Kissinger estaba ansioso porque Estados Unidos se enfrentara a Cuba. Los documentos de la Biblioteca Presidencial Gerald R. Ford muestran que funcionarios estadounidenses tenían planes para atacar puertos e instalaciones militares en Cuba, además de las medidas ordenadas por Kissinger para desplegar batallones de infantes de marina destacados en la base naval de Guantánamo.

Este es parte del legado que se intenta ocultar de Henry Kissinger tras su muerte el 29 de noviembre de 2023. Un legado manchado por la sangre de tanta gente inocente, siempre opacado por las «intervenciones indirectas» de Estados Unidos en la política global y su «lucha» contra el comunismo. Siendo un gran resumen de sus políticas la célebre frase de Bernie Sanders: «Henry Kissinger fue uno de los secretarios de Estado más destructivos en la historia de este país».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias relacionadas

Lo más leído: